#NaciónPyme: flexibilidad laboral, una oportunidad (des)aprovechada

 

 

Para miles de empresas e  instituciones públicas y privadas, parece que la Pandemia quedó atrás y, desafortunadamente, las ventajas del trabajo remoto en muchos lugares se evaporaron. Diversos estudios han demostrado que la flexibilidad en el trabajo (es decir, trabajo presencial y trabajo remoto) puede ser un esquema de ganar-ganar para el personal, las empresas y los gobiernos. Sin embargo, el cambio de la política a una vuelta presencial total ha sido más recurrente en la mayoría de las empresas pequeñas y medianas que operan en México, así como en las instituciones gubernamentales. Esto puede suceder por diversos motivos: por el perfil directivo, las necesidades reales o imaginaria de las empresas, o  por la imposibilidad de costear el teletrabajo.

Pero, ¿qué pasaría si cada empresa o institución gubernamental contabilizara el tiempo que cada persona emplea para movilizarse a su centro de trabajo cotidianamente, así como el dinero que gasta y el impacto al ambiente que generó? Muy probablemente las empresas y los gobiernos actuarían de manera más decidida para facilitar un esquema híbrido que facilite incrementar la productividad de las empresas y de las instituciones.

La nueva regulación que ha aplicado la Secretaría del Trabajo en materia de teletrabajo debe ir acompañada de cambios jurídicos en la legislación del trabajo y de una visión transversal que incluya, entre otros temas, la salud física y mental de las personas y  la protección al ambiente. Por ejemplo, una persona renuente al trabajo remoto puede encontrarlo oportuno, si asume la responsabilidad de cuidar a una persona con discapacidad o de tercera edad. Por su parte, las personas fascinadas con el trabajo remoto, pueden presentar problemas de salud mental por falta de interacción social, y requieran un cambio en su rutina. Respecto a la protección al ambiente, existen calculadoras en línea que te permiten estimar cuántos contaminantes emites al ambiente por tu medio de transportarte. Sin duda, viajar solo en un vehículo que pesa en promedio veinte veces una persona, es la peor de las opciones para el medio ambiente y tu bolsillo. Sin embargo, el miedo a asaltos o el acoso sexual en el deficiente transporte público, desincentivan medios mas amigables de movilidad.

Mas allá de cambios en la políticas públicas de movilidad, medio ambiente y laboral, cada empresa e institución puede diseñar un traje a la medida para aprovechar al máximo la flexibilidad laboral y aprovechar una nueva cultura del trabajo, que en las empresas más prósperas, llegó para quedarse. Nosotros podemos ayudarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *